Charla en la gruta amarilla

By | 9:32 Leave a Comment

Aki y el misterio de la gruta amarilla es la nueva novela de Carlos Bassas del Rey. Contextualizada en el final del período Edo, narra las aventuras de Aki y su maestro Miyamoto, un agente de asuntos especiales del jefe de su clan.  Tanto Marta como Alex habíamos leído la primera parte de esta serie de aventuras autoconclusivas titulada Aki y el misterio de los cerezos, publicada en la editorial Toro Mítico, y habíamos quedado gratamente impresionados. Como ambos conocemos a Carlos y hemos charlado con él, nos preocupaba el tema de la objetividad al valorar la obra, por lo que un día charlando surgió la idea de lo que hoy veis aquí. En vez de realizar un análisis hemos decidido hacernos preguntas el uno al otro sobre la obra, a modo de charla entre amigos, sobre el libro. De esta forma creamos un diálogo distendido y ameno mientras opinamos de la forma más objetiva posible del libro.



Alex: ¿Has notado un gran cambio de Aki y el misterio de los cerezos a Aki y el misterio de la gruta amarilla?
Marta: La verdad es que sí. Hay que tener en cuenta que Aki y el misterio de los cerezos era una primera novela (y aún así era brillante). Pero sí se notaban algunos pequeños fallos de vocabulario y de corrección. Esta novela se nota que está mucho más trabajada, el pulido de la prosa y de la trama son notables. Sin embargo, en cuanto a documentación, las dos novelas son exquisitas. Hay que reconocer que se nota que quien las escribe sabe de lo que habla.

M: Una de las ubicaciones históricas que nos aporta el libro nos hace viajar a occidente a través de la inclusión de portugueses. ¿Qué te ha parecido esta elección? ¿Crees que puede ayudar a acercar la novela a los lectores occidentales?
A: No creo que viajar a Occidente en la novela sea una forma de atraer a más lectores occidentales, pero sí es cierto que es algo que se estila poco. Francisco Narla lo hace en Rônin. Sin embargo, creo que es muy acertado por parte del autor introducir otros temas que estuvieron muy presentes y marcaron la historia de Japón de forma que a veces no tenemos en cuenta. ¿Acaso alguien sabe que hubo una comitiva de japoneses y samuráis que visitó Coria del Río enviados por el propio Shogún? En el municipio sevillano hay incluso una estatua que conmemora el hecho. 

A: Personalmente he notado una disminución del elemento fantástico en favor de la trama policíaca. ¿Crees que el elemento fantástico (o sobrenatural, para hablar con propiedad) es intrínseco de la obra que nos presenta Carlos?
M: Es cierto que todo lo relacionado con lo sobrenatural en la novela y la cultura japonesa está muy presente. Es parte de su forma de sentir. Sin embargo, en esta novela parece haber una cierta intencionalidad de racionalizar todos estos aspectos. Se muestra una fe ciega en algunos puntos, pero en otros se trata de encontrar una explicación que esté cercana de lo terrenal. Quizá sea una herramienta (consciente o no) de acercar la novela al público occidental menos acostumbrado a esas cosas.

M: Ya que somos las mujeres las que tenemos más fama de inclinarnos por tramas amorosas, tengo curiosidad por saber qué opinas del componente romántico del libro. ¿Crees que resulta equilibrado?
A: Cuando terminé de leer el primer libro de Aki (Aki y el misterio de los cerezos) charlé con Carlos sobre este tema. Entonces me pareció un romance forzado e introducido en la novela porque la fórmula de la novela juvenil lo pedía. En este libro el componente romántico es coherente con la trama y los personajes y resulta muy natural (dentro de lo natural que sería un japonés de finales de la era Edo).

A: ¿Tu personaje preferido?
M: Aunque en esta entrega he empatizado más con Aki que en la primera, es cierto que mi corazón me lo ha robado Miyamoto.

M: ¿Y tu personaje favorito?
A: El maestro Miyamoto. Creo que con esto no hay duda alguna. Es esa figura paterna que todos hubiéramos deseado tener y que aparece tan a menudo en la literatura en forma de maestro, viejecillo o el tío perdido que llega para dar un par de lecciones al sobrino.



A: ¿Qué es lo que más te ha gustado de la trama?
M: El que la historia gire un poquito más hacia lo policíaco en mi caso ha sido un punto a favor, ya que soy lectora de género y reconozco que me tira más. Tiene un alto componente de novela de aventuras, y eso también me ha gustado mucho. Quizá de toda la trama los pasajes en que se relacionan con los occidentales me ha llamado especialmente la atención, porque aporta una visión de ellos desde los ojos de un oriental y creo que está muy conseguida.

M: En el texto se integran decenas de palabras japonesas de las que si queremos traducción debemos acudir al glosario que encontraremos al final del libro. ¿Crees que es un acierto separarlo del texto, o que habría sido mejor incluir las notas al pie?
A: Yo creo que las notas a pie de página cortan el ritmo de lectura. A mí personalmente me desconcentran y me sacan de la lectura. Además, muchas de ellas se entienden por contexto y a menos que sea algo vital para la trama, no es necesario saber de qué se trata en ese preciso instante. Por ello creo que es un gran acierto el Aki-Glosario que tiene este ejemplar. Una vez terminada la lectura, podemos repasar aquellas palabras que no acabábamos de entender del todo.

A: En el libro se aportan una gran cantidad de datos históricos reales sobre Japón, directa e indirectamente (por ejemplo en una escena se hace referencia a los agujeros de bala de una armadura, denotando que en esa época Japón guerreaba con fusiles). ¿Te ha parecido que están bien introducidos en la trama?
M: Junto con la descripción de lugares y parajes, es uno de los puntos fuertes de la saga de Aki, desde mi punto de vista. Especialmente cuando sabes de buena tinta que el autor se ha documentado a conciencia para ello. Creo que es un modo fabuloso de aprender un poquito más de historia, y teniendo en cuenta que está concebida como una novela juvenil aún más.

M: No sé si desvelamos una sorpresa al contarlo, pero esta entrega de Aki viene con el añadido de traer ilustraciones. ¿Qué opinión te merecen?
A: Hay algo de niño pequeño en mí, que cuando veo una novela con ilustraciones me pongo a dar saltitos. Adoro las ediciones ilustradas, no solo demuestran mimo y cariño por la obra, sino que además aportan un grado de inmersión todavía más grande con la obra. Además las ilustraciones de Angélica López son una verdadera pasada y me parece un gran acierto por parte del autor y la editorial haber decidido colocarlas.

A: ¿Qué te parece la evolución de los personajes?
M: La evolución de Aki es evidente: ha crecido, ha madurado y hasta se nos ha enamorado. Miyamoto parece el más hierático de los tres protagonistas, pero tiene más de un gesto hacia Aki que denota que su corazón se ablanda con el crecimiento de su aprendiz. E Ichiro no se queda atrás, de hecho creo que es el que más cambia de los tres y al que más le cuesta someterse a las leyes de un samurai. En algunos aspectos, Ichiro es con el que más me identifico de los tres.

M: Las descripciones en algunos tramos son tan realistas que casi puedes crear una imagen mental de los espacios que describe. ¿Hay algún lugar que te haya llamado especialmente la atención?
A: Sí, hay uno en especial. Para no desvelar nada de la trama daré algunas pistas: templo, isla, lago, embarcadero. Si imaginamos una de esas fotografías idílicas de Kyoto con el otoño rojo en su pleno esplendor tenemos una imagen evocadora.




A: Si tuvieras que elegir una cita del libro, ¿cuál sería?
M: Sin dudarlo, “La primera lección que uno debe aprender en este mundo es saber cuál es su lugar”. Ha sido una frase que durante varios días me ha dejado mella y me ha hecho reflexionar. El libro está colmado de máximas que te hacen ver las cosas desde otro prisma.

M: He encontrado menos juvenil esta entrega que la primera de Aki. En el buen sentido: lenguaje más elaborado, trama más adulta, e incluso al propio Aki más maduro. ¿Cómo lo has visto tú?
A: Yo no creo que el primer libro (ni este) sean juveniles. Es cierto que en el primero, como hemos comentado antes, la trama amorosa estaba introducida como elemento necesario para ese público y no aportaba nada a la trama. Pero creo que el lenguaje, el tipo de historia y la cantidad de datos históricos no la hacen una novela para un público juvenil (teniendo en cuenta qué tipo de novelas se dedican a éste sector). De hecho, el final de la primera novela tiene escenas bastante duras. En Aki y el misterio de la gruta amarilla la trama se recrudece, Aki es más adulto, Miyamoto se hace mayor, y el mundo tiene una atmósfera más oscura. 

A: En retrospectiva, ¿Qué es lo que más te ha gustado de la experiencia de leer el libro?
M: Siempre he dicho que el momento en que lees un libro es muy importante, y eso me ha sucedido a mí con El misterio de la gruta amarilla. Ha sido un libro que, además de disfrutar con su trama, me ha calado hondo en cuanto a toda la filosofía subyacente que contiene. Puedes tomarlo como una novela de aventuras sin más, pero yo creo que es mucho más que eso.

M: ¿Y tu cita favorita?
A: "En un punto de la orilla, se erguía el templo de Hakone. Su primer emplazamiento había sido la propia cima del Komagatake, pero, con el tiempo, se había edificado un complejo nuevo junto al camino que bordeaba el agua y conectaba Hakone con la vecina Togendai.
El día se apagaba despacio, pero la silueta del Fuji aún era visible a lo lejos. Resultaba imponente. A pesar de que lo había visto representado en cientos de pinturas, nada es comparable a contemplar algo con tus propios ojos, tanto la belleza como el horror.
A lo lejos, prendidas en la oscuridad como luciérnagas, podían distinguirse las luces de algunas de las poblaciones que salpicaban el paisaje. En realidad, se trataba de distintos onsen alrededor de los cuales habían crecido pequeños núcleos urbanos. En alguno de ellos comenzaríamos a encontrar las respuestas que estábamos buscando."

"Al fin la noche 
sobre mi cuerpo muerto 
hace ya tiempo."

A: ¿Qué te parece la edición de Quaterni en comparación con la de Toro Mítico?
M: Las portadas de Quaterni tienen algo que me fascina. El tacto es fabuloso, y el tema de la introducción de las ilustraciones en el interior creo que le da un toque de distinción muy positivo. La ilustración de la portada de la primera me parecía brutal, pero como conjunto me gusta más la de Quaterni.

M: ¿Crees que haber establecido contacto con el autor te ha condicionado en la lectura y valoración del libro?
A: Yo mismo me he realizado esta pregunta a lo largo de la lectura. ¿Me gusta tanto porque Carlos me cae bien, o es mérito del libro? Por supuesto con un vistazo objetivo al global de la novela te das cuenta de que la propia obra habla por sí sola y desborda talento en cada página. Cuando terminé la primera novela no conocía a Carlos, y la obra me encantó. Creo que el contacto con el autor puede influir, y seguro que lo ha hecho, pero siempre intento mantener la objetividad cuando leo. En ese momento sólo somos el libro y yo.

A: Dime un pro y un contra para alguien que no ha leído antes a Carlos y se compra este libro.

M: Un pro, que va a descubrir un magnífico escritor que consigue recrear a la perfección el estilo de una novela escrita por un autor nipón: la cadencia, el ritmo, el uso de las palabras. Si no te lo dicen de antemano, puedes creer perfectamente que dueño de esas palabras es japonés. Un contra… ¡que de momento solo hay dos entregas publicadas y que tendrá que esperar a tener más dosis de Aki!
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios: