El detective Kindaichi en Gokumon-Tô

By | 9:11 Leave a Comment




Hablar en Japón del Premio Seishi Yokomizo es el equivalente a hablar del Premio Edgar en EE.UU. o al Premio Pepe Carvalho en España. Tanto Edgar Allan Poe como Manuel Vázquez Montalbán son reconocidos autores de género negro en sus respectivos países de origen y pioneros en novela negro-criminal. Seishi Yokomizo fue también uno de los pioneros de la novela negra en su país, convirtiéndose en el escritor de misterio más famoso y aclamado de Japón. Fue el creador del detective Kindaichi Kôsuke, y los expertos dicen que está a medio camino entre Sherlock Holmes y Colombo. Una mezcla cuanto menos peculiar. 

Aunque en castellano tan solo tenemos traducidos El clan Inugami y esta que os traemos hoy, en total existen cerca de 80 casos del detective Kindaichi publicados en japonés. Quizá de este modo podáis comprender la repercusión que tuvo este personaje en la literatura japonesa y lo querido que es por el público nipón.

En Gokumon-Tô. La isla de las puertas del infierno, Kindaichi debe viajar a una isla muy peculiar situada en la parte sur de Japón que cuenta con apenas 8 km de perímetro. La peculiaridad le viene dada por el nombre, cuyo significado es "la isla de las puertas del infierno", y por el aislamiento que sufre el lugar que le hace rehusar todo lo que venga de fuera. El motivo del viaje de Kindaichi es que su camarada de guerra Chimata justo antes de morir le confiesa que teme por el futuro de sus tres hermanas, y le solicita que acuda a la isla en su ayuda o ellas morirán asesinadas. Cuando Kindaichi aún está conociendo a los componentes de la familia de Chimata, una de las hermanas aparece asesinada, colgada bocabajo de un árbol.

La protección del resto de las hermanas se acentúa, y comienza la búsqueda de pruebas para hallar un culpable. Cigarrillos liados con papel de un libro inglés, pisadas sospechosas en el templo en que encontraron a la muchacha, y sobre todo la reconstrucción de los hechos. Así como en El expreso de Tokio de Matsumoto resultaban fundamentales para la resolución del caso los horarios de los trenes, en esta ocasión dan mucha importancia al tiempo. La hora a la que se retransmite un determinado programa en la radio, el tiempo que se tarda en recorrer un determinado tramo, quién pasó a qué hora por qué sitio. Con un método deductivo y reconstructivo tratan de desandar los pasos que dio la joven Hanako antes de ser asesinada. Qué hacía en el templo de noche, qué la había impulsado a ir allí, con quién buscaba encontrarse. 

Gokumon-Tô es una de esas novelas en las que resulta de vital importancia prestar atención a los detalles si quieres tratar de ser más listo que Kindaichi y hallar la solución del misterio antes que él. Pero ya os aviso que no será fácil que lo consigáis, porque nuestro detective siempre irá un paso por delante del lector, llegando a conclusiones que no revelará hasta la reunión final con todos los sospechosos, al estilo de las novelas de Agatha Christie.

Aunque en algunos momentos la trama se ralentiza un poco debido a la meticulosidad del investigador, solo por la forma de casar todas las piezas y por la conclusión de la trama, la lectura merece la pena. De un modo magistral, consigue atar todos los cabos y no dejar el más mínimo resquicio de duda sobre lo que ha pasado en la isla, ya que como podéis imaginar el argumento se complica y no solamente tendremos un cadáver en la novela. 

Como aporte para enriquecer la novela, está ambientada justo en el momento en que Japón había perdido la Segunda Guerra Mundial, y ese desánimo se respira en las páginas de la historia. Se hablará del enfrentamiento armado, de los caídos que no volverán con sus familias, cómo escuchan atentos los partes de guerra en la radio, cómo pasan meses sin saber si sus seres queridos siguen con vida o no. Junto a esto, también veremos la lucha del país entre mantener su propia tradición o adaptarse a las nuevas costumbres occidentales que se habían introducido en el país. Un ejemplo de ello es la descripción de los ropajes, ya que el autor hace hincapié en aquellos que iban vestidos al modo occidental o los que aún conservaban las vestiduras niponas. 

Si tuviese que quedarme con una sola cosa de la novela creo que sería con las magníficas reconstrucciones de la escena del crimen que nos describe el autor. Los detalles que aporta, la postura del cuerpo, el color de la tela del kimono, la forma de ondear al viento del pelo, si la tierra está o no mojada por la lluvia. No da pie a la libre interpretación, todo está medido al milímetro, los detalles más nimios son tan importantes como los grandes.

No puedo dejar de comentar un aspecto negativo de la edición de esta novela. Aunque comprendo que las traducciones directas del japonés deben ser una tarea ardua y compleja, creo que es importante convertir dicha traducción en una adaptación. El empleo de una puntuación que se adecue al idioma de destino, el uso de expresiones que vayan acorde al tono de la novela... En la lectura ha habido más de dos y de tres expresiones que no encajaban con el resto del texto, palabras que te sacan del ritmo de la novela, y creo que es donde los no versados en el trabajo de traducción notamos que algo falla, que no funciona del todo bien. Es una lástima que suceda precisamente en la publicación de una novela que es consideraba un clásico del género en Japón, y en la que el resto de aspectos la edición están tan cuidados.

Debido al éxito del autor y de sus historias, encontramos a Kindaichi en diferentes formatos. En 1977 Kon Ichikawa dirigió la película homónima con una adaptación bastante fiel al parecer. Aunque este caso en concreto no se adaptase al anime, también tenemos la serie Kindaichi Case Files con un Kindaichi adolescente, que se emitió desde 1997 a 2000. La adaptación al manga de Kindaichi empezó a publicarse en 1992 y actualmente continua. Incluso tenemos videojuego del personaje para Playstation y para Nintendo DS. Como veis, toda una serie de formatos para un personaje cuya relevancia podemos comparar a la de Sherlock Holmes en occidente.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios: