Toshiro Mifune en el Paseo de la Fama de Hollywood

By | 10:49 Leave a Comment



Que quede como aviso, que me he sentado a escribir esta reflexión en caliente. Quiero ser lo más sincero y visceral posible con vosotros. Tengo una cerveza abierta mientras friego los platos e intento ordenar mis ideas. El artículo lo escribo tras el proceso mental de estructurar y aparcar el enfado y convertirlo en una idea. Quiero hablaros de esta noticia, la cual para mí tiene un tono agridulce. 

El actor japonés Toshiro Mifune estará en el conocido Paseo de la Fama de Hollywood. Por una parte esto es una gran noticia, Toshiro Mifune es uno de los actores más brillantes que ha dado el cine en muchos años. Carismático, entregado e impresionante. Sus papeles más famosos en largometrajes como Los siete samuráis, Yojimbo, Rashomon, por citar tres (sí, todos de Akira Kurosawa) subrayan mi sentencia anterior. Pero la fama funciona según el mercado. Es decir, en los años 50-60 nadie veía cine japonés. ¿Alguien sabía por entonces que los japoneses hacían cine? ¿Llegaba algo cultural de Japón a España? ¿A Europa?

Y ahora llegan los americanos y le dan una estrella a Mifune. Una palmadita en la espalda. Un "buen trabajo, chico". Lo siento pero esto me parece tan cínico que me revuelve las entrañas. Por una parte está bien que (por fin) se reconozca el talento de este actor. Y no solo su talento, sino su enorme carrera cinematográfica, la cual debería figurar en cualquier libro de la historia del cine (y fatalmente obviada en la mayoría de casos). Pero por supuesto, no. 

Personalmente estoy muy interesado en la literatura fantástica, y sobre todo en la que se escribe en España. Este problema es endémico de este género. Si algo no está publicado por un escritor anglosajón es por definición, malo, y necesita subir muchos más escalones para ser, ya no solo conocido, sino reconocido por la crítica profesional. Esto es un problema muy grande, pero que cae de cajón. En cierto momento de la historia, los norteamericanos y los ingleses pusieron punto y final a la Segunda Guerra Mundial, y desde entonces el foco económico y cultural de todo el globo está sobre estos dos países. Sí, lo sé, estoy generalizando de forma muy bestia. Sus hermanas vacías se empiezan a apilar. Una vez terminada esta guerra, Japón era poco mejor que los restos de un escarabajo que has pisado por asco. ¿Quién iba a querer saber nada de Akira Kurosawa, un director cuyas películas han sentado la base de uno de los mejores films norteamericanos y que define su estilo, personalidad y a todo un país? Pero reconocerle ese mérito a un director japonés tiene poco de patriótico y no representa el sueño americano.



En este punto debo volver sobre algo que he dicho antes. No me parece mal que Hollywood reconozca a Mifune por su talento y su trabajo, al contrario, creo que es una forma tan legítima como cualquier otra de que otro tipo de público se interese por el actor. Lo que me molesta es la estrategia tan vil de engrasar la ya obsoleta máquina de producción hollywoodiense con este tipo de actos hipócritas. 

Releo mi texto y no sé si he dejado claro lo que quiero decir pero voy a intentar sintetizarlo en una corta conclusión. Actualmente el mercado anglosajón decide lo que debemos ver, cuándo y cómo. Pero hay un grupo cada vez menos minoritario que busca productos menos mainstream y más fuera de lo común. Festivales de cine o plataformas como Filmin nos acercan cine independiente o de autor de países que muchos ni siquiera sabían que existe. Proyectos impresionantes que de no ser por esas mentes curiosas jamás hubiéramos conocido.

Creo que el humano es curioso por naturaleza. Y si estamos encasillados en zonas de confort es porque nos han enseñado que esa es la forma más segura de vivir y de sentir. Cuesta abrirse a lo desconocido, es aterrador. No dejéis que nadie os diga lo que debéis ver, sentir, leer o comer. Que nadie os diga como tenéis que follar o reír, convivir o querer. Se ha terminado la cerveza. Se termina esta reflexión.


Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios: